KINESIOTAPPING: ¿QUÉ ES? ¿PARA QUÉ SIRVE?

En el campo de la fisioterapia y las terapias manuales, se están dando muchos adelantos. Es bueno saber qué significado y función tienen. Veamos este material sobre kinesiotapping:
 “Seguro que alguna vez han visto a algún deportista de élite, futbolista (Beckam fue el primero) o incluso algún amigo haciendo running «accesorizado» con una especie de esparadrapo XL pegado en la espalda o envolviéndole un brazo, un tobillo, el cuello… ¿Un nuevo accesorio de moda? En absoluto.

«Son unos vendajes neuromusculares, creados por un quiropráctico japonés, para reducir dolores e inflamaciones (tienen un efecto analgésico natural), mejorar la posición de la espalda (sujetan las zona doloridas como lo haría una “faja suave”) y activar la circulación sanguínea y linfática», explican desde Shiatsu Assari, el centro de fisioterapia pionero en España. Pero ha sido esta última aplicación la que ha hecho que ahora, sean los médicos estéticos y cirujanos plásticos los se hayan fijado en ellos.

Las doctoras Mar Mira y Sofía Ruiz del Cueto han tomado las virtudes drenantes de estas vendas elásticas para potenciar sus tratamientos de modelación corporal.
«Su papel es el de ayudar a descongestionar zonas muy saturadas por retención de líquidos o circulación ‘estancada’ (por ejemplo hematomas e hinchazones post-liposucciones) ya que normaliza las circulaciones venosa y linfática naturales (durante todos los días posteriores, mientras se mantiene el ‘vendaje’, se potencia el proceso de drenaje)», explican. «No se utilizan solas sino como una ‘herramienta’ complementaria que asienta, maximiza y prolonga los efectos del drenaje linfático manual y de los programas anti-celulitis o de adelgazamiento». También pueden eliminar o reducir las adherencias en torno a las cicatrices.
Tras una cirugía
El doctor Rubén Garcísa-Guilarte ha sido el primero en emplear estas bandas tras sus intervenciones quirúrgicas. «Las coloco en las zonas lesionadas para acortar el tiempo de inflamación de las suturas».
Por último, María Granizo, linfoterapeuta de la clínica corporal M+C, cuenta que son muy efectivas para reducir la hinchazón del brazo que se da en algunos casos tras un cáncer de mama, por una retención de líquidos excesiva debida a la extirpación total o parcial del ganglio linfático en la región axilar.
images (7)¿Qué las diferencia de unas vendas convencionales? Pueden estirarse hasta un 150% en sentido longitudinal (esto permite controlar la presión que se quiere ejercer en cada punto), y su superficie, en lugar de líneas rectas horizontales y/o verticales, presenta ondulaciones que serpentean en torno a toda la banda. Esta particularidad es la que hace que eleven o separen ligeramente la piel, favoreciendo así los flujos sanguíneo y linfático. Se pueden colocar con y sin extensión, según el problema.
En ambos casos, los puntos de anclaje -al principio y final de la venda- han de aplicarse con un 0% de tensión y el de anclaje inicial (el primero que se ‘pega’) tiene que estar situado sobre los ganglios linfáticos para favorecer la correcta función de drenaje.
¿El color influye? (cromoterapia)
Nada más colocarse empiezan a hacer efecto (se activan al frotarla suavemente) y con el paso de los días, no solo no pierde sus propiedades sino que el calor del cuerpo la mantiene activa. El tiempo mínimo recomendado es de 3 días aunque el efecto dura hasta 8 días. Y, como se puede mojar, no hace falta retirarlas para ducharse.
Y los colores ¿son un capricho o parte de la terapia? Los orientales y los más puristas se ciñen a la teoría del Dr. Kase (su creador) según la cual la cromoterapia es una parte más de la eficacia de las «vendas», de tal manera que el color influye positivamente. Así, los tonos cálidos se aplican para captar calor y elevar la temperatura en lesiones musculares no agudas; y los fríos están indicados para bajar la inflamación.
Para qué sirven 
– Contra la «piel de naranja». Son un complemento de los tratamientos de celulitis y de reducción de volumen
– Refuerzo extra en los planes de adelgazamiento y/o programas de coaching nutricional en que haya retención de líquidos.
– Ayuda en el tratamiento de edemas o grandes hinchazones por problemas hormonales o durante el embarazo.
– Aceleradoras en la recuperación de cirugías. Favorece el drenaje de la linfa que se habrá visto disminuido por la cirugía y/o presencia de una importante cicatriz.
– Ayuda a reabsorber edemas, hematomas y fibrosis.
– Apoyo en el tratamiento del linfedema secundario, en el tratamiento del cáncer de mama. En algunos casos se produce una grave hinchazón del brazo donde se han eliminado ganglios y mejora gracias a estos vendajes.”
fuente: noticiasholisticas.blogspot.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s